,
BUSQUEDA DE CATEGORIAS
A B C D E F G H I J K L M N O P Q R S T U V W X Y Z

 
Presidentes del Perú TICOM S.R.L Hosting peru, alojamiento web peru, diseño web perú, paginas web peru, dominios peru
PRESIDENTES DEL PERU
José de San Martín
Javier de Luna Pizarro
Jose de la Mar C.
José de la Riva Agüero
José B. de Torre Tagle
Simón Bolívar Palacios
Andrés de Santa Cruz
Agustín Gamarra
Antonio Gutiérrez
Andrés Reyes
Manuel Tellería Vicuña
Pedro Pablo Bermúdez
Manuel Salazar y B.
Felipe S. Salaverry
Juan B. de Lavalle
Pío Tristán y Moscoso
Manuel Menéndez
Juan C. Torrico
Francisco Vidal
Manuel I. de Vivanco
Justo Figuerola E.
Domingo Nieto
Domingo Elías Carbajo
Ramón Castilla M.
José Rufino Echenique
José María Raygada
Juan Manuel del Mar
Miguel de san Román
Pedro Diez Canseco
Juan Antonio Pezet
Mariano Ignacio Prado
Luis la Puerta M.
José Balta Montero
Tomás Gutiérrez
Mariano Herencia Z.
Manuel Pardo L.
Nicolás de Piérola V.
Francisco García Calderón
Lizardo Montero F.
Miguel Iglesias P.
Antonio Arenas M.
Andrés A. Cáceres D.
Remigio Morales B.
Justiniano Borgoño
Manuel Candamo I.
Eduardo Lópéz de R.
Serapio Calderón
José Pardo y Barreda
Augusto B. Leguía S.
Guillermo Billinghurst
Óscar R. Benavides
Manuel María Ponce
Luis M. Sánchez Cerro
Ricardo L. Elías
Gustavo A. Jiménez
David Sanchez Ocampo

Manuel Prado Ugarteche

José L. Bustamante y Rivero
Manuel A. Odria A.
Zenón Noriega Agüero
Ricardo Pérez Godoy
Nicolás Lindley
Fernando Belaunde Terry
Juan Velasco Alvarado
Francisco Morales Bermúdez
Alan García Pérez
Alberto Fujimori Fujimori
Valentín Pniagua C.
Alejandro Toledo Manrrique
 
 
 
 
 
 
   
Juegos para Niños

  PRESIDENTES DE LA REPUBLICA DEL PERU


Páginas web, Dominios, Hosting

Somos especialistas en Diseño de Páginas Web
   

JOSE DE LA MAR CORTEZÁR

PRESIDENTE DEL CONGRESO
(1822-1823)
PRESIDENTE DE LA REPUBLICA
(1827-1829)
José de la Mar Cortázar
Primer Presidente del Perú
(Cuenca, Ecuador, 1778 – Cartago, Costa Rica, 1830)

HISTORIA:

José Domingo de La Mar Cortázar nació en Cuenca (actual Ecuador), el 12 de mayo de 1778, sus padres fueron don Marcos La Mar, funcionario español administrador de las Cajas Reales y doña Josefa Cortázar, dama de la aristocracia de Guayaquil.

José Domingo de La Mar y Cortázar (* Cuenca, 12 de mayo de 1778 - † San José de Costa Rica, Costa Rica - 11 de octubre de 1830), fue un militar y político de nacimiento neogranadino aunque sirvió y rindió lealtad siempre al Perú, pues él mismo se consideraba peruano[1] . Llegó a ser Presidente del Perú en dos ocasiones: primero, durante los años de 1822 a 1823, como Jefe de una Junta Gubernativa; y después, entre 1827 y 1829, como Presidente Constitucional. En ambas ocasiones fue elegido por el Congreso de la República del Perú. Es considerado por la mayoría de historiadores y tratadistas como el primer Presidente Constitucional de la República del Perú. Presidió también por breve tiempo el Consejo de Gobierno, durante la dictadura de Bolívar (1826)

Como militar participó en la Guerra de la independencia española, y posteriormente luchó en el Perú, primero en el ejército realista, para pasar luego a las filas patriotas, contribuyendo decisivamente a la victoria final en Ayacucho. Durante su gobierno de 1827-29 sufrió una tenaz oposición política, dirigida por sus viejos camaradas de la guerra de la independencia que ambicionaban el poder. Comandó a las tropas peruanas durante la Guerra contra la Gran Colombia, pero fue derrocado en pleno conflicto por Agustín Gamarra y desterrado a Costa Rica, donde falleció poco después.

Sus primeros Años de Infancia:

Nació en Cuenca, Virreinato de Nueva Granada, el 12 de mayo de 1776. Sus padres fueron don Marcos La Mar, funcionario español administrador de las Cajas Reales y doña Josefa Cortázar, dama de la aristocracia guayaquileña. Sus primeros años los desenvolvió en Guayaquil, puerto que desde 1803 había vuelto al Virreinato del Perú, con quien mantenía poderosas relaciones comerciales, por lo cual La Mar siempre se consideró peruano, nunca grancolombiano . De cualquier manera, la circunstancia de su nacimiento sirvió a sus enemigos para desacreditarlo como extranjero en varias ocasiones.

A los dos años de edad fue enviado a España en compañía de su tío, don Isidoro Cortázar, antiguo oidor de la Real Audiencia de Bogotá y Agente de la Real Audiencia de Quito. En España transcurrió el resto de su infancia y su juventud.

Su Carrera militar:

Con ayuda de su influyente tío ingresó al Ejército español, como Subteniente en el Regimiento de Saboya. En 1794 participó en la campaña del Rosellón contra la República Francesa, combatiendo bajo las órdenes del conde de la Conquista, tras lo cual fue recompensado con el grado de Capitán (1795). Participó después en diversas comisiones militares contra los ejércitos de la Francia revolucionaria, y ostentaba ya el grado de Teniente Coronel, al momento de producirse en España la guerra nacional contra la invasión napoleónica (1808).

Se halló presente en la defensa de Zaragoza, luchando al lado del coronel Palafox (1808-1809); cayó aquí gravemente herido y, aunque la plaza zaragozana tuvo que capitular, mereció el título de “benemérito de la patria en grado heroico” y el ascenso a Coronel.

En 1812 fue transferido al frente de Valencia, que dirigía el general Joaquín Blake, y tuvo el mando de una columna de 4 mil granaderos veteranos (la llamada “columna La Mar”), siendo nuevamente herido y trasladado al hospital de Tudela. Allí fue tomado prisionero por los franceses y conducido luego a Francia, siendo confinado en el castillo de Saumur (Borgoña). Ocupó entonces sus días estudiando a los clásicos de la lengua y la cultura francesa. Al cabo de un tiempo logró fugar, en compañía del brigadier Juan María Muñoz y Manito; atravesó Suiza y el Tirol y llegó al puerto de Trieste, sobre el mar Adriático, donde se embarcó de vuelta a España.

Virreinato del Perú:

Por entonces Fernando VII había sido restituido en el trono español y reimplantado el absolutismo en la península. Dicho soberano premió a La Mar por sus servicios, ascendiéndole a la clase de Brigadier (1815) y nombrándole Caballero de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo. Enseguida lo envió a Lima como Subinspector general del Virreinato del Perú, anejo al cual estaba la gobernación de la Fortaleza del Real Felipe del Callao.

Llegado al Perú, La Mar tomó la posesión de su cargo, en noviembre de 1816. El Virreinato del Perú se encontraba entonces asediado por los patriotas de Buenos Aires, que trataban de ganar el Alto Perú, donde eran mantenidos a raya por las fuerzas del virrey José Fernando de Abascal.

Por esos días Abascal fue sustituido por Joaquín de la Pezuela, con quien La Mar trabó buenas relaciones, estando siempre presente en todas las juntas de guerra reunidas para organizar la defensa militar del Virreinato. En julio de 1818 le fue denunciada una conspiración, en cuyos planes se preveía la liberación de los detenidos patriotas y la captura de las fortalezas del Callao y debió dictar las medidas que hicieron fracasar tal complot. En marzo de 1819, una escuadra patriota procedente de Chile y bajo el mando del almirante Thomas Cochrane inició el bloqueo del Callao, y tras un ligero combate se retiró con algunas presas realistas. Dicha escuadra volvió a amenazar el puerto en septiembre de ese año. Previsor y sereno mostróse La Mar durante aquella emergencia, y en diciembre del mismo año mereció ser promovido a Mariscal de Campo.

Escuadra Libertadora desde octubre de 1820:

Obligado a permanecer en las Fortalezas del Callao, La Mar afrontó un nuevo bloqueo de la Escuadra Libertadora desde octubre de 1820. No se sabe qué papel le cupo en el motín de Aznapuquio en el que los oficiales españoles derrocaron al virrey Pezuela. Por su grado debió ser elegido para reemplazarlo; el hecho es que se nombró nuevo virrey a José de la Serna (enero de 1821).

Cuando se produjo el avance de los patriotas hacia Lima, La Serna y los realistas abandonaron la capital el 6 de junio de 1821, quedando La Mar con la orden de continuar con la defensa de la Fortaleza del Callao, a la espera de refuerzos. Sitiado por mar y por tierra, La Mar rechazó todos los ataques patriotas, hasta que en septiembre de ese año, llegó desde la sierra el general realista José de Canterac, quien acampó en el Callao tras una maniobra temeraria a la vista del ejército patriota. Antes de retornar a la sierra, Canterac dejó a La Mar provisiones para tres días, aunque no se sabe exactamente lo que acordaron en lo referente a la defensa del fuerte chalaco.

Lo cierto es que La Mar, ante la carencia de provisiones y de armas, a lo que naturalmente se sumaría sus sentimientos de criollo y su vieja amistad con San Martín (a quien conocía desde los días de la guerra de la independencia española), poco después se rindió y firmó la capitulación del Callao (19 de septiembre de 1821), cuyos fuertes pasaron a poder de los patriotas.

La Mar juzgó que ya había cumplido su compromiso de servir a la causa del rey; en consecuencia, renunció al grado y las condecoraciones que el monarca le otorgara; y el 26 de octubre se incorporó a las fuerzas patriotas, con la clase de General de División.

Presidente de la Junta Gubernativa (1822-1823)

Ya decidido pues por la causa de la independencia, La Mar viajó a la ciudad de Guayaquil a visitar a su familia y, estando allí, la Junta de Guayaquil, de inclinación peruanista, lo nombró en enero de 1822 Comandante General de la provincia. Desde este cargo consiguió la capitulación del comandante realista Villegas, así como la entrega de las fragatas “Prueba” y “Venganza” y de la corbeta “Alejandro”, que puso a disposición del gobierno peruano. En premio a tales servicios, el Supremo Delegado Torre Tagle lo reconoció como Gran Mariscal (22 de marzo de 1822). Guayaquil, sin embargo, fue anexionada por Bolívar a la Gran Colombia.

Elegido diputado por la provincia de Huaylas, La Mar concurrió a la instalación del Primer Congreso Constituyente del Perú el 20 de septiembre de 1822; y al día siguiente fue elevado a la Presidencia de la Suprema Junta Gubernativa del Perú, cuerpo gubernamental creado por los diputados para suceder al gobierno protectoral de San Martín. Los otros integrantes de la Junta fueron Felipe Antonio Alvarado y Manuel Salazar y Baquíjano. Se le considera por ello a La Mar como el primer presidente constitucionalmente electo en el Perú, aunque lo haya sido en un cargo colegiado.

Siguiendo el plan que dejara San Martín, organizó la Primera Expedición a puertos intermedios contra los realistas que aún resistían en el sur peruano, pero dicha campaña terminó en fracaso y se le responsabilizó de ello. Además, se le acusó de mostrar pasividad frente a los realistas que ocupaban el centro del país. Todo ello hizo que el descontento contra la Junta fuera general y la opinión unánime fue establecer un gobierno unificado en un solo mandatario. El 26 de febrero de 1823, los generales del ejército acantonados en las cercanías de Lima ordenaron la prisión de La Mar y obligaron al Congreso a designar como primer Presidente de la República del Perú a José de la Riva Agüero. Este acto de insubordinación del ejército es conocido como el "Motín de Balconcillo" y marcó el inicio de la intromisión de los militares en la vida política del país.

En la campaña final de la Independencia:

Puesto en libertad, La Mar se dirigió a Chile y después a Guayaquil, donde contrajo matrimonio con doña Josefa Rocafuerte, perteneciente a una familia guayaquileña (era hermana de Vicente Rocafuerte, futuro Presidente de Ecuador).
La guerra de la independencia (1821-1827): Acciones tempranas
Durante los días tempranos de la guerra de la independencia, él ensambló fuerzas con el Royalists, tomando el cuidado del Fortaleza verdadera de Felipe, en el puerto principal del Virreinato, Callao. Viceroy José de la Serna abandonó el capital encendido 6 de junio, 1821, dejándolo con órdenes explícitas para resistir y para esperar refuerzos. Él paró con éxito todas las tentativas de capturar la fortaleza por casi 4 meses, hasta la llegada del general José Canterac y una división de gran alcance enviada por Viceroy de la Serna le dio las órdenes para entregar la fortaleza debido a la carencia de fuentes y de tropas. En 19 de septiembre, la guarnición entregada, en la capitulación de Baquijano.

Después de este incidente, él ensambló fuerzas con la causa rebelde. José de San Martín concedido lo con el título del “general de la división”, un título que él aceptó renuente.

Un golpe de estado lo quitó de la presidencia de Perú conducido por el general Agustín Gamarra y muerto en exilio forzado adentro Costa Rica.

La Batalla de Ayacucho:

Donde el Mariscal José de La Mar comando la División peruana cuya actuación decidió el triunfo patriota sobre los realistas.Vista su trayectoria militar, el Libertador Simón Bolívar lo convocó y nombró General en Jefe de la División Peruana del Ejército Unido Libertador del Perú (26 de enero de 1824), con la misión de reorganizar las fuerzas patriotas en Trujillo, tarea que cumplió con eficaz éxito. Tomó luego parte en la victoriosa campaña de la sierra. Presenció la batalla de Junín, no llegando a participar en ella. Convenció a Sucre a dar la batalla de Ayacucho (9 de diciembre de 1824), donde su división (la Legión Peruana) sufrió el más rudo ataque del enemigo, pero su reacción finalmente decidió el triunfo sobre los realistas, lo cual fue reconocido por Sucre en el parte de batalla, por estas palabras:

"Cumplo el agradable deber de recomendar a la consideración del Libertador, a la gratitud del Perú y al respeto de todos los valientes de la tierra, la serenidad con que el señor general La Mar ha rechazado todos los ataques a su flanco y aprovechado el instante de decidir la derrota".
Bajo la dictadura de Bolívar:
_En premio a su actuación se le entregó la hacienda “Ocucaje”, pero La Mar no la aceptó y la devolvió a su dueño. Aceptó, en cambio, integrar el Consejo de Gobierno constituido por Bolívar el 24 de febrero de 1825 para hacerse cargo del poder ejecutivo durante la estadía del Libertador en el Alto Perú. La Mar se hallaba entonces en Guayaquil y demoró mucho en ir a Lima a asumir la presidencia de dicho Consejo, hasta que por fin llegó y asumió la investidura el 5 de enero de 1826.

volvió a Lima en 1826,

La Mar le presentó su renuncia, que aquel se negó a admitir, concediéndole solo una licencia temporal por motivo de salud (al parecer sufría de un mal hepático). En uso de aquella licencia, el día 25 de febrero La Mar dejó la presidencia del Consejo en manos de Hipólito Unanue y se retiró a Guayaquil, desde donde insistió en su renuncia total, a tal punto que Bolívar se la aceptó por Decreto del 8 de junio, nombrando en su reemplazo al mariscal Andrés de Santa Cruz.

Refiriéndose a La Mar, Bolívar dijo en una ocasión que era el mejor hombre tanto en lo militar como en lo civil, pero que aborrecía el mando. Era verdad que el mariscal cuencano no sentía mayor apegó por el poder, llegando incluso a confesar que “hasta el nombre de presidente me asusta”.

Estando en Guayaquil, La Mar tuvo que soportar el dolor por la muerte de su esposa doña Josefa Rocafuerte. Se estableció en la hacienda que una hermana suya tenía en Bujío, con ánimo de alejarse de la vida política.

Presidente Constitucional del Perú

(1827-1829)

Tras el fin de la influencia bolivariana en el Perú, el 28 de febrero de 1827 se convocó las elecciones para el Congreso. La Mar fue elegido diputado por Huaylas y se preparó para volver a Lima. Pero sucedió entonces que una entusiasta población guayaquileña, enterada del retiro de las tropas grancolombianas del Perú, lo obligó prácticamente a asumir el mando como Jefe Político y Militar de la plaza de Guayaquil. Poco después recibió la noticia de su nombramiento por el Congreso de la República del Perú como Presidente Constitucional de la República (9 de junio de 1827). Su elección había sido impulsada por Francisco Xavier de Luna Pizarro, el sacerdote liberal y presidente del Congreso, quien veía en La Mar un militar idóneo para el gobierno republicano, por ser una persona desafecta al militarismo y al caudillaje. Su candidatura triunfó sobre la de Andrés de Santa Cruz, quien quedó muy descontento por el resultado de la elección.

La Mar salió de Guayaquil recién el 24 de julio, tras dejar en orden los asuntos de dicha provincia, y el 19 de agosto llegó a Chancay, desde donde se dirigió a Lima de incógnito. Buscaba evadir un fastuoso recibimiento. El 22 de agosto asumió por fin sus funciones como el Presidente Constitucional del Perú, el primero libre de tutela extranjera.

Desde el primer momento de su gobierno se perfilaron como grandes opositores los militares Agustín Gamarra, Antonio Gutiérrez de la Fuente y Andrés de Santa Cruz, quienes formaron una especie de triunvirato, trabajando mancomunadamente por la caída del Presidente.

conspiraciones que tuvo que sofocar La Mar:

La primera (diciembre de 1827), donde aparecieron complicados el jurista Manuel Lorenzo de Vidaurre (uno de los sostenedores de la candidatura de Santa Cruz) y el guerrillero Ignacio Quispe Ninavilca.
La segunda, promovida por el coronel Alejandro Huavique (23 de abril de 1828), fue sofocada cuando el sargento mayor Felipe Santiago Salaverry dio muerte al conspirador, en duelo sostenido ante los soldados a quienes intentaba seducir.
La tercera (mayo de 1828) dio origen a la dispersión de numerosos oficiales en apartadas guarniciones de provincia.
Las tres conspiraciones fueron atribuidas a las intrigas de Santa Cruz, cuyo alejamiento se dispuso nombrándolo ministro plenipotenciario en Chile; pero insistentemente se afirmaba entonces que ellas no eran sino episodios de una conspiración mas vasta y profunda, en la cual se hallaban comprometidos Gamarra, Santa Cruz y La Fuente, y cuyo estallido parecía temporalmente diferido por los inminentes conflictos con Bolivia y Colombia.

Por si fuera poco, La Mar tuvo también que enfrentar una peligrosa sublevación de los indígenas de Iquicha, en la provincia de Huanta. Estos aún luchaban, nominalmente, bajo las banderas del Rey de España, y el 12 de noviembre de 1827 asaltaron y tomaron Huanta. Luego, avanzaron amenazadoramente sobre Huamanga pero fueron contenidos, y tras una cruenta campaña fueron al fin sometidos.

Obras y hechos Importantes de su Gobierno:

Primer esbozo de Presupuesto.- El ministro encargado de Hacienda, José de Morales Ugalde, presentó al Congreso una extensa memoria de todo lo hecho dentro de su ramo en el pasado gobierno y una relación de las entradas y gastos públicos en 1827. los gastos pasaban de cinco millones de pesos: de ellos, Guerra y Marina absorbían casi dos millones y medio.
Promulgación de la Constitución liberal de 1828.- Pocos días después de instalarse el Congreso Constituyente en 1827, se declaró nula y sin vigor la Constitución Vitalicia jurada el año anterior, y en su reemplazo se dio la Constitución de 1828 cuya promulgación y juramento público se dispuso para el día 5 de abril de 1828, lo que tuvo que ser postergado para el día 18 de ese mes, por haber ocurrido el 30 de marzo un tremendo terremoto en Lima que dejó a la ciudad casi en ruinas. Y aunque sus bases fueron tomadas de la constitución de 1823, se las enriqueció con normas que la experiencia aconsejaba. En lo civil puso término a ciertos rezagos de la vida colonial, a saber: empleos hereditarios, mayorazgos, vinculaciones y privilegios. Se abolió la tortura y las penas infamantes y solo hubo pena de muerte en los casos de homicidio calificado. En lo político estableció: la elección indirecta del presidente y el vicepresidente, para un período de cuatro años, inmediatamente renovable; cámaras de senadores y diputados, cuya renovación se efectuaría cada dos años por tercios y mitades, respectivamente; creación de un Consejo de Estado, al cual se encargaba la misión de observar y asesorar al poder ejecutivo; creación de las Juntas Departamentales, como medio de satisfacer y atenuar las tendencias federalistas. Pero especialmente debe subrayarse que esa constitución liberal autorizó al Presidente de la República suspender las garantías constitucionales e investirse de facultades extraordinarias, por un tiempo determinado y con cargo de informar al Congreso acerca de las medidas adoptadas durante el ejercicio de dichas facultades. Finalmente, agregaremos que dicha Constitución ofreció el fomento de las industrias y la educación, la realización de estadísticas, la civilización de los indígenas y el apoyo a la inmigración, entre otras buenas intenciones que poco o nada se materializarían al correr del tiempo.

La Guerra con la Gran Colombia:

Artículo principal: Guerra Gran Colombo-Peruana
Las relaciones del Perú con la Gran Colombia se deterioraron debido en parte a las diferencias fronterizas que mantenían ambos países (La Mar reclamaba Guayaquil, y Bolívar Tumbes, Jaén y Maynas), pero más que nada por la finalización de la influencia bolivariana en el Perú y la revocación de la Constitución Vitalicia en 1827, hechos que enfurecieron a Bolívar. Y peor aún, cuando se produjo la ocupación peruana de Bolivia (1828) y la expulsión de Antonio José de Sucre, con el consiguiente fin del régimen vitalicio en el país del altiplano.

Tras la declaratoria de guerra de Bolívar (3 de julio de 1828), La Mar movilizó el ejército y marina peruanas contra la Gran Colombia. La marina peruana bloqueó la costa pacífica grancolombiana y ocupó el puerto de Guayaquil; por su parte el ejército peruano ocupó la provincia de Loja, en el sur grancolombiano (actual Ecuador). Mientras que en Bogotá el gobierno colombiano se hallaba impedido de auxiliar efectivamente la defensa debido a la rebelión de los generales José María Obando e Hilario López.

Mariscal Agustín Gamarra, cuya ambición lo empujó a derrocar al Presidente La Mar, ayudado por Antonio Gutiérrez de La Fuente.Otra división del ejército peruano a órdenes del mariscal Agustín Gamarra marchó desde el sur del Perú hasta el teatro de las operaciones, con el propósito de auxiliar a La Mar. Ambos mariscales planearon tomar la ciudad de Cuenca, que era el lugar de nacimiento de La Mar y donde naturalmente éste contaba con muchos partidarios.

Pero el Mariscal venezolano Sucre ya había llegado al escenario de la lucha, reorganizando las fuerzas grancolombianas (que totalizaban unos 4000 efectivos), y mediante una hábil maniobra sorprendió a una avanzada del ejército peruano (de no menos de 1000 efectivos) en la llanura de Tarqui, cerca de Cuenca, donde luego de un combate de dos horas fueron vencidos los peruanos 27 de febrero de 1829. No fue una derrota decisiva, pues el ejército peruano aún contaba con superioridad numérica y se mantenía firme en sus posiciones, pero La Mar, deseando restablecer la paz, aceptó negociar con el adversario, y al día siguiente se firmó el Convenio de Girón, por el cual se establecía el retiro de las tropas peruanas del territorio colombiano que habían ocupado (es decir Guayaquil y Loja). Los colombianos reconocían implícitamente como peruanas a las provincias de Tumbes, Jaén y Maynas, al no reclamarlas en ese momento.

Pero Sucre demostró perfidia y doblez, pues si bien por un lado pregonaba la reconciliación con el Perú y la concordia con los peruanos, por otro no tuvo reparo en usar la mentira y el vilipendio al redactar el parte de guerra y el decreto de premios expedido para los vencedores de Tarqui. Mandó, por ejemplo, que en el campo de combate se erigiera una columna en la que se leería en letras de oro lo siguiente:

“El ejército peruano de ocho mil soldados que invadió la tierra de sus libertadores fue vencido por cuatro mil bravos de Colombia el veinte y siete de febrero de mil ochocientos veinte y nueve”.
Esto era una tremenda falsedad y por ende constituía una injuria para el Perú. Los efectivos peruanos sólo eran cuatro mil quinientos hombres. En Tarqui fue derrotada nada más que la vanguardia peruana. Esta no ascendía o llegaba apenas a mil hombres. Todo ello, sumado al salvajismo de los oficiales grancolombianos, que fusilaron a buen número de los prisioneros peruanos, y el enrolamiento forzoso de otro grupo de prisioneros, hizo que La Mar protestara en carta que dirigió a Sucre desde Gonzamaná.

En definitiva, La Mar suspendió el Convenio de Girón hasta que se retiraran las injurias, estando dispuesto a renovarlo si se corregían los yerros señalados. Aunque Bolívar con burla calificó de “quejas de vieja” las observaciones de La Mar, para cualquier testigo neutral sería innegable que le asistía toda la razón al presidente del Perú.

La Mar estaba pues dispuesto a continuar la guerra, en caso que no se hicieran los desagravios correspondientes, pero fue entonces cuando un grupo de oficiales peruanos lo apresaron en Piura, en la noche del 7 de junio de 1829. Dichos militares portaban una carta de Gamarra para La Mar, donde aquel le pedía su renuncia. La Mar se negó a hacerlo, y de inmediato lo trasladaron al puerto de Paita, donde en la madrugada del día 9 lo embarcaron junto con el coronel Pedro Pablo Bermúdez y seis esclavos negros, en una miserable goleta llamada "Las Mercedes", con destino a Costa Rica. Las razones que arguyó Gamarra para dar el golpe de estado fueron: el hecho de ser La Mar un “extranjero” en el Perú (lo cual era falso, pues La Mar era peruano tanto por voluntad propia como de acuerdo a ley, y que su elección por el Congreso había nacido de un arreglo tramado por Luna Pizarro (lo cual si sería discutible).
Gamarra arregló luego un armisticio con la Gran Colombia y finalmente posibilitó la firma del Tratado de Paz con dicho país.

Muerte y Destierro de José de la Mar:

La nave llevando al mandatario derrocado arribó a Punta Arenas el día 23 de junio de 1829. De inmediato La Mar pasó a San José de Costa Rica donde fue recibido con honores y desde donde dirigió un oficio al Congreso del Perú, exponiéndole los atropellos y vejámenes a los que había sido víctima por obra de los golpistas. Luego se trasladó a Cartago donde fijo su residencia. Viudo y sin hijos, con la salud precaria y sin tener a ningún familiar cerca, el abatimiento le fue minando más que la edad. Envió poder para casarse con su sobrina carnal doña Ángela Elizalde, quien viajó en vano a reencontrarse con La Mar. El ilustre militar peruano expiró el 11 de octubre de 1830 en la ciudad de San José, a los 52 años de edad, sumido en la más negra melancolía. Año fatídico, pues poco antes había sido asesinado Sucre y poco después moría Bolívar.

En 1834 el presidente Luis de Orbegoso inició los trámites para repatriar los restos de La Mar, lo que entonces no llegó a realizarse. En 1843 los restos fueron entregados a un marino alemán, Eduardo Wallerstein, quien los reclamó en nombre de la señora Francisca Otoya, de Piura. Dicha dama conservó los restos durante tres años para finalmente entregarlos al gobierno peruano, restos que, extrañamente, también eran reclamados por el gobierno ecuatoriano. El gobierno de Ramón Castilla organizó solemnes pompas fúnebres y depositó el ataúd en el Cementerio General de Lima, donde se hizo un mausoleo (1847).
La Gerra con la Gran colombia

 
Hosting peru, alojamiento web peru, diseño web perú, paginas web peru, dominios peru
HEROES PERUANOS
Miguel Grau
Francisco Bolognesi
Alfonso Ugarte
Andres Avelino Caceres
Leoncio Prado
Aparicio Pomares

LITERATURA PERUANA
inca Garcilazo de la Vega
Ricardo Palma
Gonzales Prada
Mercedes cabello de Carbonera
Clorinda matto de Turner
Jose Santos Chocano
Jose María Euguren
Cesar Vallejo
Abraham Valdelomar
Ventura Garcia calderón
Enrique López Albújar
 
 

 

|Páginas Web| |Portales Web| |Comercio Electrónico| |Alta en Buscadores| |Venta de Dominios| |Alojamiento Web| |Mantenimiento de PC's| |Venta de Computadoras PC's | Venta de Laptops | Antivirus | |Instalación de Redes| |Sofware a Medida| |Email Marketing|
 
Personajes peruanos, persojes historicos peru, peru heroes, heroes del peru, personajes que hicieron historia en el peru
peru personajes ilustres, historia de los heroes del peru, peru y sus personajes historicos, heroes de la historia peruna, presidentes
del peru, obras de la histia peruana, personajes que marcaron historia en el peru, Personajes peruanos, persojes historicos peru, peru heroes, heroes del peru, personajes que hicieron historia en el peru, personajes ilustres, historia de los heroes del peru, peru y sus personajes historicos, heroes de la historia peruna, presidentes
del peru, obras de la histia peruana, personajes que marcaron historia en el peru, Personajes Ilustres de la Historia del Perú, Peru Historia de los Héroes.